De cuantos minutos debe ser la siesta para que sea beneficiosa

Actualmente el nivel de complejidad que tiene la vida entre los estudios, trabajo, proyectos, familia, entre otros, lleva a las personas a que tengan que disfrutar de un momento de descanso en el trayecto del día, por lo que en este artículo se especificará de cuantos minutos debe ser la siesta para que sea beneficiosa. 

Una investigación que se realizó en la revista Heart determinó un beneficio clave de las siestas, y es que realizarla una o dos veces por semana significa la reducción de sufrir un ataque cardíaco o derrame cerebral, por lo tanto ¿Es muy positivo pensar esto verdad?. Lo ideal es un descanso adecuado que permita de 7 a 8 horas recuperar la energía del cuerpo y mente, sin embargo es muy bueno una siesta cuando el descanso ha sido insuficiente.

Fuente: Pixabay

Varios estudios que se han realizado en referencia al tema de este artículo sostienen que a pesar de no haber tenido un buen descanso nocturno o el descanso al que tu cuerpo esté adaptado, es muy positivo tomar una siesta ya que puede mejorar el rendimiento tanto intelectual como físico de las personas.

Por lo tanto estos estudios refieren que si quieres tener un descanso para ser más productivo físicamente como realizar ejercicio, salir a caminar, trabajo de alto esfuerzo físico es importante tomar una siesta de 30 minutos.

Sin embargo para mejorar el rendimiento intelectual es decir para estudiar, leer, escribir, realizar proyectos de investigación, es importante tomar una siesta que se extienda hasta máximo 45 minutos, de esta forma se ha determinado de cuantos minutos debe ser la siesta para que sea beneficiosa.

Entre los beneficios que aporta la siesta después de una comida se ha demostrado que:

  • Disminuye la presión arterial
  • Disminuye el riesgo de sufrir infartos
  • Mejora los estados de alerta
  • Mejora las capacidades de reflejos

¿Cuándo debes considerar tomar una siesta?

Se debe considerar apropiadamente el hecho de tomar una siesta, sí:

  • Sientes fatiga repentina o somnolencia inesperada
  • Estás a punto de perder horas de sueño, por ejemplo por estudiar o un turno de trabajo largo.
  • Deseas que las siestas planificadas formen parte de tu rutina diaria.