Las grasas trans reducen tu masa muscular

En muchos artículos ya hemos hablado sobre las desventajas de consumir grasas trans en exceso, como el incremento del riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, engordar, pero hoy analizaremos un nuevo estudio de la Universidad de Loma Linda en el cual descubrió que las grasas trans reducen tu masa muscular.

Para la elaboración de este estudio empezaron de manera saludable con los aceites vegetales que no son saturados, luego se añadió átomos de hidrógeno es decir (grasas trans), cuando se analizó el resultado final se vió las graves consecuencias para la salud y los músculos.

Las grasas trans principalmente se encuentran en alimentos procesados y comida rápida, claros ejemplos como el pan blanco, pasteles, condimentos artificiales, hamburguesas, pizzas, galletas, helados. Aunque algunas empresas y marcas en su publicidad nos engañan sobre la calidad de sus alimentos, la verdad es que para mantenernos más saludables y si nuestro objetivo es aumentar la masa muscular se debe evitar estos alimentos.

Los datos finales del estudio concluyeron en que las grasas trans interfieren en la absorción y la utilización de los aminoácidos que provienen de las proteínas, por lo que existe una inhibición de la síntesis proteica muscular y como resultado se da la descomposición de la masa muscular.

grasas-trans-destruyen-tu-musculo
pixabay.com

EN RESUMEN EL ALTO CONSUMO DE GRASAS TRANS, NO PERMITE LA SÍNTESIS DE PROTEÍNAS EN NUESTRO ORGANISMO

Lo que debemos hacer

Lo más correcto que se debe hacer es evitar todos los tipos de alimentos que contengan grasas trans, ahora ya conocemos otra desventaja del consumo desmedido de este nutriente, si nuestro objetivo es construir un cuerpo saludable sin grasa y con masa muscular fortalecida debemos optar por una alimentación más saludable basada en alimentos naturales y ricos en nutrientes.

Los tipos de grasas

Existen tres tipos de grasas: las saturadas, insaturadas y grasas transaturadas, estas últimas son de las que hablamos en este artículo.

Si bien las grasas saturadas e insaturadas en su mayoría aportan beneficios a nuestro organismo, en poca medida también poseen efectos negativos, pero de lo que si estamos seguros es que las grasas transaturadas únicamente aportan negativamente.